in

La polémica es amiga del Canelo y Lara

El combate de este pasado sábado entre Saúl “Canelo’ Alvarez y Erislandy Lara, dejó un sabor amargo más que satisfacciones. Realmente la polémica es una gran amiga de Álvarez y de Lara, pues parece que estos dos, en los ultimos cuatro años, han firmado un pacto con la controversia. Ya es bien sabido la cantidad de combates que han generado controversia para ambos.

Verdaderamente la victoria de Álvarez no fue una como para indicar que el muchacho ha ido mejorando, simplemente esta vez retrocedió. En cuanto a Lara, es el caso del boxeador que tiene tremendas habilidades pero en ocasiones se conforma con realizar lo suficiente, su tacaña ofensiva es una que desespera.

Este servidor observó vencer a Lara cerradamente 115-113, pero honestamente hubo asaltos que pudieron irse para cualquiera. Pero, desmenuzando este combate, podemos empezar mencionando que el mismo fue uno falto de emoción, desabrido, en donde un boxeador quiso hacer lo suficiente o solo lo necesario y el otro intentó hacer mucho pero lució extremadamente opaco.

Lara, en cierto modo, marcó el tiempo del combate, conectó la recta de izquierda con buena efectividad, utilizó un buen jab y lo más que destacó fue su defensa. Pero en su contra, ofensiva económica en extremo donde hubo momentos en que no lanzaba golpes hasta por 40 segundos en el asalto, demasiado tiempo de pasividad. Además, hubo momentos que abusaba demasiado en sus desplazamientos.

En ocasiones se paraba frente al mexicano, colocaba sus brazos pegado al cuerpo para evitar el ataque a los planos bajos, y aunque ciertamente la mayoria de los golpes los recibía en los codos, eso daba margen a que esa ofensiva fallida del Canelo llenara la pupila de los jueces.

Las acciones de Lara antes mencionadas, posiblemente permitieron que un asalto dudoso se lo brindaran al mexicano, aun cuando el cubano era ligeramente más efectivo en su poca ofensiva.

El cubano tenía que ser más determinado, pues haciendo solo lo suficiente ante un púgil que es el favorito de la promotora sería una gran desventaja. En otras palabras, tenía que apabullarlo para asegurar su victoria. Eso lo debía saber Lara desde el mismísimo momento que retó públicamente al “Canelo”.

En cuanto al “Canelo”, este demostró una vez más que boxeadores técnicos se le complican demasiado (algo que no es secreto). Era lamentable observar que un boxeador tan promocionado como el mexicano, pareciera un novato en ciertos pasajes del combate parecía, fallando golpes de mala manera. Esto, sumado a una frustración que evidenciaba que no tenía un plan definido para contrarestar el estilo del cubano.

Tuvo la dicha que Lara por momentos se detenía con su guardia cerrada y él aprovechaba para colar uno que otro golpe. Pero cuando este se la mantenía a distancia sus golpes al aire refrescaban facilmente al público que estaba en el “ringside”. Qué manera de fallar golpes fuera de control y de forma desarticulada.

Su presión hacia el cubano fue inefectiva. Entonces viene la pregunta, ¿cómo es posible que un boxeador tan cavernicola como Alfredo “Perro” Angulo ejerció mejor presión a Lara, que el mismo Canelo que supuestamente posee mejores herramientas que su compatriota? Mi contestación a la misma, Álvarez necesita aprender el cortar las salidas ante un boxeador técnico de buenos movimientos y con carácter de urgencia. Y cualquier boxeador con buena técnica y ofensiva lo puede dominar facilmente. Algo así como Demetrius Andrade o los hermanos gemelos Jermell y Jermall Charlo. Pero dudo mucho que a estos púgiles Golden Boy Promotions los tome como rivales de su gran protegido.

Lara hizo ver las terribles carencias del Canelo, lo deslució por completo, pero por otra parte se preocupó más por establecer una buena defensa, aunque se olvidó de que la misma se tiene que combinar con una ofensiva constante para brillar con intensidad y ser más determinado, porque con una ofensiva económica las posibilidades de victoria son mínimas hoy día.

Canelo solo mostró fortaleza y muy pocas veces se puso de manifiesto en otras áreas. El tenía las ganas de hacer un buen combate, pero esas mismas ganas lo desestabilizaban de sobre manera. Es muy gracioso cuando en la entrevista post-combate Alvarez menciona la siguiente declaración:”Yo no vine a correr, vine a boxear. Cuando se enseñe a boxear le doy la revancha” .

A mi entender Canelo debe aplicarse sus propias palabras. Porque su boxeo dejó mucho que desear. Para terminar, el gran perdedor fue el fanático y por el otro lado, la gran ganadora, la polémica. El combate nombrado “Honor y Gloria” lo menos que hizo fue honrar el título como tal.

Mayweather explicó el problema con los guantes de Maidana

La tensión se incrementa: Mayweather-Maidana II