La rendición de Mike Tyson: El último round de la última pelea de su carrera
in

La rendición de Mike Tyson: El último round de su última pelea

El 11 de junio de 2005, la última pelea en la legendaria carrera de Mike Tyson terminó de forma lastimosa. Ahí, sentado en el banco en su esquina, Mike Tyson se rindió ante un peleador irlandés sin nombre ni ambiciones, Kevin McBride, cuyo único mérito fue subirse a un ring frente a un rival al que ya habían derrotado el tiempo y los excesos.

El último round de Mike Tyson fue el sexto. Tan pronto sonó la campana, Mike salió como toro de lidia. Tiró un par de bombazos con la potencia, intensidad y sonido que recordaron aquella bestialidad que lo convirtió en el peleador más intimidante de su tiempo. Los golpes no tuvieron ningún efecto, y Mike Tyson, que vio caer a tantos rivales, supo que no había nada en esas manos.

Rápido, la impotencia se adueñó de Mike que en un abrazo intentó aplicarle una llave a McBride para romperle el brazo. El irlandés aulló de dolor, pero el réferi Joe Cortez logró romper el abrazo sin penalizar a Tyson.

Pocos segundos después, vino un cabezazo de Mike que abrió un corte en el párpado izquierdo de McBride. El réferi concluyó que había sido intencional y le penalizó con la deducción de dos puntos.

McBride se enavelontonó y empezó a castigar a un Tyson que de a poco se iba esfumando del ring. De todos los rings.

Kevin McBride, un jornalero, está haciendo ver a Mike Tyson como un pesado de tercer nivel”, decía Steve Albert quien comentaba la pelea.

De pronto, Mike Tyson se fue al suelo. El réferi dictaminó que no había existido golpe y conminó a Tyson a levantarse. Mike, ahí sentado en la lona, vio toda su carrera pasar ante sus ojos como si fuera un suspiro. Se mantuvo 15 segundos en la lona, recargado en las cuerdas, mientras Joe Cortez interrumpía sus pensamientos invitándolo a seguir.

Pero Mike Tyson ya estaba rendido. Se levantó, sonó la campana para terminar el round, y caminó lentamente a su esquina. Se sentó en el banquillo, y dijo que no iba más. Su carrera había terminado.

“Me di cuenta que ya no tengo nada”, dijo Tyson sobre sus habilidades en la entrevista sobre el ring. “Tengo la habilidad de mantenerme en forma, pero ya no tengo el instinto de pelea. Básicamente, solo estoy peleando para pagar mis deudas. Ya no tengo estómago para esto. Ya no tengo esa ferocidad, ya no soy ese animal. Lo más probable es que no vuelva a pelear. No voy a faltarle el respeto al deporte perdiendo con este calibre de peleadores. Estoy seguro que encontraré algo más que hacer. El boxeo no me define”.

La carrera de Mike Tyson había llegado a su fin.

Haz click aquí para leer toda la nota

 

El promotor que vive un dilema con Mike Tyson: ¿apoyar o no su regreso al boxeo?

El promotor que vive un dilema con Mike Tyson: ¿apoyar o no su regreso al boxeo?

Salvador Sánchez y el emotivo reportaje de la cadena estadounidense ABC tras su muerte

Salvador Sánchez y el emotivo reportaje de la cadena estadounidense ABC tras su muerte