in

Las 5 razones por las que Andy Ruiz no merece una tercera pelea con Joshua

Las 5 razones por las que Andy Ruiz no merece una tercera pelea con Joshua
Las 5 razones por las que Andy Ruiz no merece una tercera pelea con Joshua

Después de mucha expectativa previa para una de las peleas más grandes del año, Anthony Joshua superó con facilidad y boxeo a Andy Ruiz en los 36 minutos que duró la revancha, devolviéndole a Joshua lo que alguna vez le perteneció, y dejando la idea de que Ruiz no merece una tercera pelea.

Lo mejor de DAZN

Lo que ocurrió el 1 de junio probablemente sea una de las más grandes sorpresas en la historia del boxeo. El mexicano Andy Ruiz liquidó al británico Anthony Joshua de una forma espectacular con una victoria por la vía del nocaut técnico, convirtiendo a Ruiz en el primer mexicano campeón del mundo en los pesados. La revancha generó mucha expectativa y se hicieron muchas preguntas sobre si Joshua podría recuperar lo que era suyo. O si Ruiz podría terminar otra vez la pelea en los rounds intermedios, o incluso antes.

Pero la noche del sábado, Joshua salió victorioso con un brillante despliegue de boxeo durante 12 rounds. No fueron rounds brutales o que hicieran saltar chispas, pero el británico los resumió bien al final del combate. “Tenía un plan y era sencillo: golpear sin ser golpeado”.

Al final de la pelea, sobre el ring y en la conferencia de prensa, Ruiz pidió una tercera pelea. Explicó que le gustaría demostrar sus habilidades por una tercera vez. Sin embargo, dejó muchas dudas en los aficionados sobre si realmente merece una tercera pelea.

Por lo mismo, aquí les dejo 5 puntos por los cuales Andy Ruiz no merece una tercera pelea contra Joshua en lo inmediato.

1. Disciplina

Los rumores circulaban con insistencia sobre la forma en la que Ruiz estaba llevando su campamento de preparación. Se especulaba mucho, hasta que los rumores se hicieron evidentes el día de la pelea.

Ruiz no pudo aprovechar su momento. No le pudo dar un buen colofón a su historia con Joshua. Llegó con sobrepeso, 15 libras más pesado en que en su primera pelea, y marcando cerca de 300 libras. Al final de la pelea aceptó que estaba demasiado distraído en su campamento y que tuvo más fiestas que entrenamientos.

Luego del gran triunfo de Ruiz el pasado 1 de junio, podíamos verlo haciendo de todo y comprando todo lo que estuviera a su paso, pero no estaba en el gimnasio esforzándose. Y Joshua sí lo hizo luego de haberlo perdido todo en Nueva York.

Muchos supieron que luego de que Joshua perdió sus cinturones se quedó en gimnasio los últimos seis meses del año. Ahí, recuperó poco a poco su confianza y adelgazó su físico para ser más ligero de pies, y tener un golpe más rápido que Ruiz.

Mientras que Joshua tomó su derrota como un campeón, Ruiz documentó en YouTube sus días habituales comiendo en el buffett sin cuidar su dieta como debería hacerlo un boxeador. Y quizás, eso le afectó en campo de entrenamiento.

Tristemente, su indisciplina también pudo haber provocado una falta de respeto a su entrenador Manny Robles, quien posiblemente perderá algo de crédito frente a sus peleadores. Y eso, por no haber podido manejar a su peleador de forma profesional rumbo al combate.

P U B L I C I D A D

2. Pretextos

Las dos peores excusas que un peleador puede poner al final de una pelea, fueron exactamente las que Ruiz puso en la conferencia de prensa posterior al combate. Y lo repitió muchas veces, que debió haber escuchado más a su entrenador y padre, y que no debió haber ganado todo ese peso. Y finalmente, que tomó su campamento muy a la ligera con un estilo de vida relajado y con mucho dinero en el banco.

Si rebobinamos el tiempo a cuando Joshua fue humillado en el Madison Square Garden, no escuchamos una sola vez que Joshua culpara a alguien más que a sí mismo. No puso la excusa de que tuvo un rival de remplazo en el último momento o que lo conmocionaron durante los sparrings.

En general, luego de una derrota es una apuesta segura no sacar un millón de excusas sobre lo que salió mal. Eso simplemente resta credibilidad y respeto en el mundo del boxeo. Ruiz debió haber aceptado su derrota como un campeón y haber seguido adelante, pero probablemente sus emociones estaban en un punto alto. Sintió que había decepcionado a mucha gente. Quién sabe cuántas cosas le habrán pasado por la cabeza al final de round 12.

3. Joshua ya no necesita a Ruiz

Los bonos de Anthony Joshua definitivamente subieron luego de su maravilloso despliegue ante Andy Ruiz. Y ahora, rumbo al 2020, su promotor Eddie Hearn ha dejado claro que Ruiz no está en los planes y quiere que Joshua pelee tres veces el año próximo.

Es posible que Joshua pueda pelear con Jarrell Miller, Dillian Whyte e incluso, se mencionó a Oleksandr Usyk. Eso tendría sentido en este momento, intentar diferentes caminos con Joshua.

Ruiz, por el momento, está cómodo con la cantidad de dinero que ha hecho este año, recibiendo la mayor paga de su carrera. Y no debería sorprendernos si no recupera el camino de la dedicación y el ímpetu para regresar al ring. Pero si lo hace, necesitará a peleadores de alto calibre en su división para regresar rápido al protagonismo, y poder retar a Joshua a una tercera pelea.

Y lo más importante, bajar al peso en el que usualmente ha peleado a lo largo de su carrera, tal como dijo su padre que entre 246 y 257 libras es su peso ideal para pelear.

4. Fury y Wilder también quieren su rebanada del pastel

En el futuro próximo están los nombres de dos pesados de élite, Tyson Fury y Deontay Wilder. Ambos tienen una revancha pactada para febrero de 2020, y se ha dicho que cualquiera de los dos podrían ser un rival en el futuro para Joshua en 2020.

Si sumamos a Joshua con Fury y Wilder se volvería más interesante y atractivo para los aficionados, que lo que ha sido durante más de 15 años una división que no ha sido tan impactante como solía ser.

Ruiz podría ser parte de ese grupo si logra tener actuaciones sobresalientes en 2020, pero solo el tiempo dirá y también la forma en que se maneje fuera del ring. Pero con su físico, sería muy difícil que pueda demoler y destruir a Wilder o superar en boxeo a Tyson Fury.

En un escenario ideal, haría mucho sentido que todos estos pesados puedan pelear entre ellos y hacer historia, pero solo el tiempo dirá quién es el verdadero campeón pesado.

5. Mejor plan de pelea

Todos sabemos que Ruiz tiene ese famoso estilo mexicano de boxeo que los aficionados disfrutan ver, y que llena los estadios. Sin embargo, necesita ajustar su plan de pelea si quiere generar interés sobre el monstruo de tres cabezas que ya hemos mencionado.

En la revancha vimos que fue muy lento debido a su físico, y no pudo acortarle la distancia a Joshua. En parte, debemos señalar a su peso como culpable, pero ya también hemos visto como a Ruiz le gusta pelear, e ir a buscar la cabeza para destruir a sus rivales.

Si Ruiz sigue haciendo ese mismo plan de pelea de ir al frente y pelear en la trinchera, se convertirá en una trampa mortal si se enfrenta a Wilder. El estadounidense es uno de los más potentes pegadores en la división.

Y si Ruiz se enfrenta a Fury, podría recibir otra cátedra de boxeo durante 12 rounds. A estas alturas en la carrera de Ruiz se ve difícil, aunque no imposible que pueda ajustar su estilo. Pero solo él sabe si puede ser capaz de convertirse en un boxeador y no solo en un fajador.

 

Finalmente, es evidente que luego de dos peleas con repartición de victorias es natural pedir una tercera pelea. Pasa todo el tiempo por el nivel tan parejo que ambos peleadores mostraron en sus primeras dos peleas, pero para aspirar a una tercera pelea con Joshua, Andy Ruiz no demostró nada para merecerla.

Su falta de profesionalismo fue exhibida y provocó una enorme decepción en el mundo del boxeo. Si Andy Ruiz quiere ser campeón nuevamente en una tercera pelea con Joshua, tendrá que empezar con su disciplina. En recuperar el estado mental correcto para que la gente vuelva a apoyarlo como alguna vez lo hizo cuando lo bautizaron como el “Rocky Mexicano”.

Floyd Mayweather Jr. y su padre, la tormentosa historia con final feliz

Floyd Mayweather Jr. y su padre, la tormentosa historia con final feliz

Los dos videojuegos de Julio César Chávez sacó Super Nintendo en 1994

Los dos videojuegos de Julio César Chávez que sacó Super Nintendo en 1994