in

Las dudas en el triunfo de Nonito Donaire

Ayer en Corpus Christi (Texas) volvía Nonito Donaire tras su derrota ante Guillermo Rigondeaux. Lo hacía ante un buen boxeador como es Vic Darchiyan, un gladiador que le puso las cosas muy difíciles y que estuvo en el combate en todo momento.

Nonito ganó pero, para mí, no convenció. Si quiere tener oportunidad en una revancha ante el “Chacal” Rigondeaux debe mejorar y bastante. Porque ayer la valentía de su rival le hizo ganar, si hubiera sido un poco más conservador el armenio a lo mejor la sorpresa se podría haber producido.

Lo mejor de DAZN

Y eso que todo empezó bien para el “Filipino Flash”, empezó controlando perfectamente y dominando el combate. Se plantó en el centro del ring y mantenía a raya a su rival con el jab de izquierda que no dejaba de puntuar. Sin problemas ganaba los rounds y todo parecía indicar que la victoria caería por inercia del lado del filipino, pero nada más lejos de la realidad.

A partir del cuarto asalto todo cambió Darchiyan se tiró sin ningún pudor sobre Donaire, que sufría muchísimo, la defensa de Nonito estaba siendo una broma y los directos del armenio fueron una pesadilla. Pasaban y pasaban los rounds y lo que parecía una victoria plácida de Donaire se convirtió en todo  lo contrario. Su rival se lo creyó y conectó una y otra vez ante un “Filipino Flash” al que le temblaban las piernas cada vez que recibía y lo hacía con mucha frecuencia debido a su débil defensa. El gladiador armenio se paraba y golpeaba ante un rival que se veía superado. La cara de preocupación crecía en él y en su esquina, mientras Darchiyan crecía y crecía. Y en estas llegamos al noveno, para mí ganando el armenio a los puntos y en vez de amarrar un poquito volvió a intercambiar. Nonito sabía que tenía que ganar y convencer,  pues estaba perdiendo el combate y en plena vorágine de intercambio de golpes Donaire lanzó un gancho brutal que tumbó a Darchiyan. El golpe era prácticamente definitivo, el filipino se lanzó a por su rival y el árbitro paró el combate.

Victoria sí, pero muchas dudas. Victoria que no debe tapar las sensaciones no muy buenas que ayer dejó “Filipino Flash”. La defensa fue un desastre, encajó muchísimo y golpes durísimos, ante otro rival con más pegada quizás no hubiera acabado el combate. Él pide una revancha contra “Rigo” y nosotros la queremos pero ahora mismo volvería a pasar lo mismo. Nonito debe mejorar en defensa y velocidad de piernas para querer enfrentar de nuevo a un púgil de la calidad y el talento del cubano.

Está claro que debe preparase mejor, porque ayer la sensación que dio no fue la mejor, repito, estuvo lento, sin defensa, en muchos momentos del combate no sabía realmente a que boxeaba Nonito. Quizás esté siendo muy duro, pero una súper estrella como él, debe estar al 100% y ayer no lo estaba y casi lo paga.

Tampoco quiero enterrar al filipino ni muchísimo menos, seguramente irá a más. Nonito es una superestrella y como tal se le exige. Veremos si él responde, ahora le toca a él.

El futuro de Nonito, ¿Rigo, Salido, Lomachenko?

Michael Watson, el peleador que volvió de la oscuridad para correr