in

Las otras profesiones de los boxeadores

La actividad boxística es una disciplina que en muchas ocasiones es denostada por el público que no es aficionado a la misma. Muchos la deslegitiman diciendo que nada tiene de deporte enfrentar a dos hombres a golpes de puños para ver quién es, en definitiva, cuál de los dos termina en pie. Por lo general los boxeadores son catalogados como personas agresivas, rústicas y sin ningún tipo de aprecio por el lirismo. Si bien la parte lírica del arte del boxeo merece un párrafo aparte por la técnica depurada de boxeadores como Muhammad Ali, Ray “Sugar” Leonard, Omar Narváez, Miguel Cotto, Sergio “Maravilla” Martínez, Adrien Broner, Andre Ward, Floyd Mayweather Jr., entre otros, que hacen de su forma de boxear todo un arte, en este caso la idea es mostrar la faceta artística de varios pugilistas, algunos más conocidos que otros, o con mayor o menor éxito que han incursionado en la música, la danza, poesía e incluso actuación.

1. Fabien Avenarius Lloyd, también conocido como Arthur Cravan

Tal vez, el precursor, y sin saberlo, fue el suizo Fabien Avenarius Lloyd, cuyo seudónimo era Arthur Cravan. No se sabe mucho de este peculiar personaje que sólo disputó – según el sitio de estadísticas boxrec – apenas tres combates, incluso la primera de ella ante el campeón mundial pesado Jack Johnson que lo terminó poniendo nocaut en el sexto asalto, pelea que fue filmada y cuyas imágenes hoy en día pueden verse por internet. Luego realizó dos peleas más sin un solo éxito. Este hombre bohemio e irreverente, cuyo máximo logro quizás haya sido ser sobrino del gran dramaturgo irlandés Oscar Wilde, fue editor y único escritor de la revista Maintenant en la que se escribía críticas literarias y artísticas.

2. Cantantes con punch. Muhammad Ali, Joe Frazier y Ringo Bonavena fueron grandes peso pesados entre las décadas de los 60’ y los 70’, y aunque muchos puedan pensar que a ellos sólo los unió la actividad boxística, esto no es más que una mera coincidencia, ya que los tres en distintas etapas de su vida incursionaron, sin éxito cabe decirlo, en el mundo de la música. Tal vez por su fama y carisma en el mundo de la máxima categoría del boxeo pudieron darse un gusto y participar de algún corte musical. Por caso, el boxeador más emblemático de todos los tiempos, Muhammad Ali, interpretó en 1963 – cuando aún era más conocido como Cassius Clay – un tema de Ben E. King llamado “Stand by me”. Sin mucho éxito también sacó un disco llamado

“I’m the greatest”, que pasó sin pena ni gloria.

“Smokin” Joe Frazier que fue sin dudas el gran rival pugilístico de Muhammad Ali y el primero incluso que sacudió la foja invicta, también incursionó en la música junto a su banda Smokin Joe and the knockouts.

Para no hacer menos el excontendiente de los anteriormente mencionados, Oscar “Ringo” Bonavena, quién por histrionismo y simpatía en la Argentina era una figura llamativa y de color, realizó un disco de música primaveral que tuvo más aceptación por su imagen de ídolo popular que por sus dotes de artista. Su canción “Pio pio pa” aún hoy se escucha en casamientos y fiestas para divertimento de los invitados.

Más acá en el tiempo el mítico panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán, considerado por muchos especialistas del boxeo como el más grande pugilista latino de todos los tiempos, también tuvo su propia banda: La Orquesta Felicidad, donde tocaba salsa, música característica de las tierras caribeñas.

Récord histórico por haber ganado diez títulos en ocho divisiones distintas, Manny Pacquiao, dueño de una zurda picante, velocidad extrema y un ataque avasallador, agresivo y explosivo sorprende tanto por su forma de pelear como por las baladas románticas que entona, su perfil como boxeador aguerrido nada encaja en la música que hace. Ídolo supremo en su país, hace las veces de actor, cantante e incluso es diputado nacional.

Párrafos aparte se lleva Óscar de La Hoya, hoy promotor y empresario y otrora campeón mundial y cantante melódico. El “Golden Boy”, es quizás el más exitoso en todo lo que emprende, no por nada su apodo traducido al español significa “Muchacho de Oro”: todo lo que toca se transforma en el preciado metal. Hoy por hoy con su promotora “Golden Boy Promotions” controla gran parte del mercado del boxeo, de su establo de boxeadores forman parte consagrados como Abner Mares, Saúl Álvarez, Adrien Broner, Vicente Escobedo, Bernard Hopkins, Amir Khan, Erislandy Lara, Lamont Peterson, Lucas Matthysse e incluso Floyd Mayweather Jr, entre otros. De la Hoya además fue medallista olímpico (medalla de oro en los JJOO de Barcelona 92’) y múltiple campeón en los pesos superpluma, ligero, superligero, welter, superwelter y mediando. Y por si todo eso fuera poco además estuvo nominado a los premios Grammy de la música por su álbum llamado “Óscar de La Hoya”.

3. Los boxeadores al cine. Es fácil entender por qué la música se llevó la mayor y más variada atención por parte de los peleadores: dentro de un estudio de grabación se pueden modificar las voces, los sonidos y con un buen equipo de trabajo se puede hacer una performance más que aceptable para los oídos del público en general; el problema es, salvo alguna excepción, cuando las dotes son indisimulables como en el mundo de la actuación. Tal vez el caso más paradigmático haya sido el del reciente fallecido boxeador Tommy Morrison quien fuera sobrino-nieto de John Wayne y saltara a la fama más temprano que tarde por haber sido el pupilo de Rocky Balboa en Rocky V que por su posterior éxito obteniendo el cetro pesado OMB cuando le ganó a George Foreman en junio del 1993.

Pocos lo saben pero el exmonarca mediano Carlos Monzón también tuvo sus años en la pantalla grande cuando en 1974, aún siendo campeón del mundo y con la fama que eso le dio en Argentina interpretó varias películas, entre las que se destacan La Mary y El Macho, ambas protagonizadas junto a la diva Susana Giménez con quién tuvo una incestuosa relación que duró aproximadamente cuatro años y que se terminó poco después de que éste colgara los guantes. Además protagonizó en otras películas en las que nunca destacó.

4. Los comediantes. Más acá en el tiempo aparecen Sergio Martínez y Mike Tyson quienes en la actualidad incursionan en el mundo de las tablas a través del género stand-up comedy, con suertes dispares. El aún campeón mundial mediano CMB, cuando puede, habla de su vida en los programas de la televisión argentina, demostrándose como un personaje carismático pero poco agraciado para hacer reír al público, que por sus últimas apariciones lo tiene como un personaje mediático más que como un buen boxeador, ya que de él poco se sabía en su país de origen sino hubiera sido por su aparición en las pantallas como una buena herramienta de marketing previo a su pelea ante Chávez Jr en septiembre del 2012.

Mike Tyson: Undisputed Truth (La verdad indiscutible) es por el contrario un muy cuidado y más que respetable show de stand up donde habla de su pobre infancia, sus malas compañías, su estrellato como campeón mundial pesado más joven de la historia y sus errores posteriores. Tyson en este caso habla con total crudeza de la marginalidad de los barrios y todo el drama que conlleva haber sido un joven que creció en la calle, y se destaca de gran manera al romper el hielo con su carisma que hace que más de uno largue una carcajada.

5. Estrellas que antes fueron boxeadores. Sorpresa para muchos será enterarse que James Brown, “El padrino del soul” tuvo una frustrada carrera boxística en el ámbito amateur y de la que debió retirarse por una lesión de rodilla, o por qué no, saber que el laureado actor Mickey Rourke cuenta con una corta pero invicta carrera profesional con un récord de ocho peleas disputadas, con seis ganadas (4 por la vía del cloroformo) y dos empatadas.

Próximamente estaremos sin duda alguna agregando a este listado a Víctor “Vicious” Ortiz que renueva con aires de juventud a Sylverster Stallone, Arnorld Schwarzenegger, Mel Gibson, Antonio Banderas, Harrison Ford, y otros, en la película “Los Indestructibles” que ya va por su tercera presentación.

Maidana, ¿revancha con Broner o reto a Floyd?

“Maravilla” Martínez, ¿comediante?