in

Los golpes que el boxeo se da a sí mismo

Tyson Fury tiró un uppercut que pegó en su propia cara. El boxeador británico de peso pesado lanzó una derecha curva de abajo hacia arriba pero no encontró el ansiado destino: la mandíbula de su contrincante, Lee Swaby. Mientras el golpe siguió su trayecto natural y el puño regresó para estrellarse en su mismo rostro. La pelea fue en el Aston Events Centre de Birmingham un 14 de marzo del 2009 y nos dejó  esa extraña y chusca imagen donde Tyson Fury se pega él mismo, dicha imagen parece funcionar como una analogía de lo que el boxeo profesional hace constantemente: Pegarse a sí mismo. Escupir para arriba. Dispararse en el pie.

Lo mejor de DAZN

Jueces

No vuelvo a ver una pelea de box, nunca más”. Esas palabras del basquetbolista de la NBA, Deron Williams, son constantemente repetidas alrededor del mundo por distintos tipos de personas. El “aburrimiento” inherente a algunas peleas de campeonato mundial, conjugado con las controversiales decisiones de algunos jueces, pueden justificar enunciados como ese. Deron Williams dijo que no vería más boxeo, después de que a Tim Bradley lo declararon nuevo campeón welter de la OMB sobre Manny Pacquiao en junio 2012. Las tarjetas (Duane Ford 113-115, C.J. Ross 113-115, Jerry Roth 115-113) hablan de una pelea cerrada cuando muchos la vieron de un solo lado. Los miles de abucheos en el MGM Grand evidenciaron el disgusto de millones alrededor del mundo. Dan Rafael de ESPN dijo que él, estando en primera fila, escuchó a Tim Bradley decirle a su promotor y presidente de Top Rank, Bob Arum: “Hice todo lo que pude, simplemente no pude vencerlo”.  Y minutos después lo declararon “vencedor”.

Yo estuve en diciembre del 2005 en la Arena Monterrey cuando Julio César Chávez Jr “empató”, según los jueces, su pelea contra  Carlos Molina. Cerveza e insultos llovieron por todos lados después de que se anunciara la decisión. Pude ver a Julio César Chávez hacerse de palabras con un aficionado en las primeras filas.

La juez americana C.J. Ross anotó 114-114 en la pelea Canelo-Mayweather el  pasado 14 de septiembre en Las Vegas. Todos vimos que MoneyMay dio una lección de boxeo esa noche. Los insultos para C.J. Ross llegaron de todos lados, acompañados de burlas en redes sociales como: “¿Es cierto el rumor que dice que CJ Ross es de verdad Justin Beiber?” Canelo Álvarez  le dijo a los medios después de la pelea que Maywetaher solo lo estuvo “punteando”  toda la pelea sin hacerle daño, a lo que el entrenador mexicano Nacho Beristain respondió en una entrevista posterior: “¿Lo punteó o lo puteó?”

Se menciona corrupción, negligencia, apuestas, y hasta senilidad o “viejos trucos” en donde un juez le da la contra a los otros dos para “encubrir” y “disimular” un  arreglo previo. Todo para tratar de explicar tales fallos. El boxeo es de apreciación, es cierto. También es cierto que los golpes no se aprecian igual desde distintos ángulos. Pero ciertamente, estos episodios alejan a  los “aficionados” (potenciales consumidores/clientes) de la industria.

Guerra  Fría

Top Rank vs Golden Boy. Las dos promotoras más importantes de la industria libran una feroz batalla que parece irreconciliable. Los boxeadores de Top Rank pelean exclusivamente por HBO. Los boxeadores de Golden Boy pelean exclusivamente por Showtime. Y como dijo Mauricio Sulaimán en las redes sociales: “Sin televisión no hay boxeo”. Tecate promociona las peleas de HBO. Y Corona promociona las de Showtime.

Brandon Rios vs Adrien Broner

Abner Mares vs  Nonito Donaire

Ruslan Provodnikov vs  Danny Garcia

Julio César Chávez Jr vs Saúl Álvarez

Estas son algunas potenciales peleas interesantes que seguramente venderían pero se vuelven irrealizables debido al conflicto entre la promotora de Óscar de la Hoya y Bob Arum. Agregando a la dolorosa lista una pelea soñada entre Mayweather y Pacquiao.

Miguel Cotto, un “agente libre” que no rinde cuentas de manera exclusiva a ninguna promotora calificó de dañina la actual guerra. Para el deporte se pude volver como un cáncer. ¿Y te has fijado como a veces se ocupan cosas tan terribles como el cáncer para sacar lo mejor de nosotros mismos? Esperemos que algo bueno salga de aquí.

La pelea más grande

Mayweather y Pacquiao han sido la cara del boxeo ante los aficionados de ocasión, el mundo del deporte y el entretenimiento, por lo menos los últimos cinco años. El boxeo corporativo y su faceta más popular cambiarán radicalmente cuando los dos se retiren.  A Mayweather le restan tres peleas en contrato a sus 37 años. Pacquiao a sus 35 años no ha vuelto a ser el mismo boxeador desde el 2012.  Dicho retiro puede llegar en cualquier momento.

Mayweather estuvo a punto de aceptar la pelea de Pacquiao en el 2010 después de que el filipino aceptara la prueba de sangre y de orina que Mayweather exigía por cierta sospecha de que Pacquiao utilizara regularmente drogas ilegales que favorecían su rendimiento en las peleas. Ambos en el pico más alto de sus carreras harían la pelea del siglo, la más grande y lucrativa en la historia del boxeo. Políticas, chismes, especulaciones y nada sucedió. Mayweather decía que no haría negocios con Bob Arum, promotor de Pacquiao. Después dijo que Pacquiao quería dividir la ganancia en 50/50 cuando no debería de ser así. Aunque la pelea ya no genera el mismo interés, la ida y vuelta en declaraciones prevalece hasta la fecha. Recientemente Pacquiao anunció que si MoneyMay quiere la pelea, él está dispuesto, inclusive, a donar todas las ganancias a causas más caritativas.

Los dos mejores boxeadores de su generación. Uno el atleta mejor pagado en el 2013, el otro escogido como el “peleador de la década” en el año 2000 por la Asociación Americana de Escritores de Boxeo. Sin embargo, tenemos que conformarnos con las simulaciones virtuales que la gente crea para tener un poquito de “realidad” en lo que sería la pelea más grande.

Resurrección

Durante años el boxeo fue declarado muerto por el resto del mundo del deporte. Los bajos niveles de popularidad así lo avalaban. Sin embargo, con Mayweather y Pacquiao a la cabeza, ha habido cierta resurrección. Juan Manuel Márquez y la “creación” de Canelo y Chávez Jr.  ayudaron a que el deporte volviera a ser transmitido por televisión abierta en México. Recientemente ESPN compró los derechos de la revancha entre Bermane Steverne y Chris Arreola programada para el 10 de Mayo. La inversión de 500 mil dólares que hizo la principal cadena deportes en E.U. por los derechos de transmisión no es poca cosa.  Al Bernstein, el analista de boxeo miembro del  Salón de la Fama, dijo en un programa de Showtime que el 2013 fue el mejor año que ha tenido el boxeo en 25 años.

De todos estos temas se podrían escribir libros seguramente. Aquí solo fueron palpados de manera superficial  para transmitir esencialmente el daño o las consecuencias que provocan. Es difícil dar opiniones más atrevidas o plantear soluciones prácticas con datos puntuales cuando no se está dentro de la industria. Lo único que se podría decir antes de que este escrito se esfume de tu monitor  en un segundo y quede archivado en IZQUIERDAZO para volverse polvo flotante perdido en el ciberespacio, es que tal vez la gente que de alguna manera puede ganar dinero dentro de esa industria, tratara de vivir un poco más para el boxeo, y no solamente a costillas de él.

Habrá que cuidarse de esos uppercuts que el boxeo no ve, y al igual que en el caso de Tyson Fury, se estrellan en su propia cara.  Porque siempre existe el peligro de caer a la lona de un solo golpe, y en una de esas ocasiones que el boxeo vuelva a caer, probablemente ya no tenga la fuerza suficiente para levantarse al conteo de 10 segundos.

Hurricane Carter, el campeón de la vida

7 claves para entender el caso “Hurricane” Carter