in

“Maestro” se corona en Las Vegas

Mauricio “Maestro” Herrea se coronó campeón mundial interino superligero de la AMB, al destronar en una buena pelea al venezonalo Johan “Terrible” Pérez, en duelo celebrado en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

Los jueces dieron una decisión mayoritaria, con tarjetas de 114-114 y dos láminas de 116-112 a favor del ganador de esta noche. Con el resultado, el de California sumó su victoria 21 (7 KO’s), por cuatro derrotas; mientras que Pérez se quedó con 19-2-1, 13 KO’s.

Herrera comenzó la pelea siendo frontal, pero el venezolano estaba aprovechando la enjundia del californiano para contragolpear bien. Fue, en general, un primer asalto de estudio, que terminó con ambos peleadores sobre las cuerdas.

Para el segundo giro, Johan usó su jab para marcar distancia, mientras que Mauricio buscaba un espacio para poder entrar. “El Terrible” Pérez usó el uno-dos, aunque no lograba conectar firme contra la humanidad del retador, quien se amarraba al no encontrar una entrada.

 

Johan Pérez comenzó a caminar la tarima y Herrera a perseguirlo, pero ambos lanzaban pocas combinaciones. Herrera logró conectar sobre las cuerdas y se dio cuenta que la clave era arrinconar a su oponente para hacer daño, porque a la distancia simplemente no haría nada.

El sudamericano se mostraba muy pasivo, echado hacia atrás y muy cauteloso, sin exponer nada ante “el Maestro”, a quien se le dificultaba soltar los brazos. Sin embargo, en una andanada, Johan mostró que no traía buena mandíbula y se bambaleó tras la sacudida del retador.

En el quinto episodio, Pérez salió más agresivo, pero los amarres impidieron una pelea continua. Herrera se echó hacia atrás. Parecía que iba a ser un giro de abrazos, pero ambos se midieron en el centro del ring, sacando mejor beneficio “el Maestro”.

Fue el sexto, tal vez, el mejor round para el venezolano, quien se dio gusto golpeando arriba y abajo a Herrera, quien a pesar de quitarse golpes con el bending, también dio acuse de recibo. Aunque el californiano respondió, Johan llevó contra las cuerdas a su rival y lo volvió a zarandear.

“Terrible” Pérez entendió que para hacer daño debía mantener al “Maestro” contra las cuerdas, pero éste rápidamente entendió la estrategia y con base a abrazos llevó la riña otra vez al centro. Sin embargo, el empuje del venezolano lo regresó contra los hilos de acero.

Fue una de ésas batallas en las que el ring es una herramienta más para los boxeadores, por lo que ambos buscaron salir del centro del cuadrilátero para enfilarse a las sogas y aplicar castigo contra ellas, de forma intercalada.

 

Fue un octavo round de alarido, que si al “Maestro” no se le hubiera acabado el gas podría haberse llevado la pelea, pues conectó buenos ganchos cortos a la quijada de su oponente, quien parecía caer, pero la falta de estamina del californiano impidió finiquitar el duelo.

Tras el violento round que sufrió, Johan atacó con ganas al arranque del noveno, pero con una técnica descompuesta. Muchos golpes quedaron en el aire o en los guantes de Herrera, quien mantuvo firme la guardia y cuando veía oportunidad soltaba las manos.

Al caraqueño le dolía todo y ante el cansancio por el primer ataque, retrocedió y cedió el control a Mauricio, quien lo llevó contra las cuerdas para sacudirlo, pero el venezolano abrazaba y ensuciaba la riña para no ser vapuleado.

En el décimo, a pesar de la presión y estar contra las cuerdas, Mauricio mostró buen bending y mejor contragolpe. Johan parecía molino, pero sin dar en el blanco. A diferencia de otros rounds, esta vez Herrera no tuvo un buen cierre y el asalto se fue para el monarca.

Fue un undécimo asalto muy sucio, con muchos abrazos y golpes en el clinch. Johan marcó distancia, mientras que Mauricio mantuvo la guardia como al principio. Al final, Herrera quiso hacer daño, pero fue muy corto el tiempo para lograrlo.

Para el decisivo, “el Maestro” se lanzó por la presa, pero Johan respondió cuando fue necesario. Los dos lanzaron buenas combinaciones y al toque de los 10 segundos finales, ambos soltaron lo último que traían, en una pelea muy cerrada.

 

Kameda retiene con un gancho venenoso

Bandido le aplica cloroformo a Juanma