in

Nonito Donaire y el costoso olvido del jab

En la mayoria de las veces la historia se repite. Un boxeador con buena técnica, un jab un educado, buenos movimientos de cabeza y pegada respetable (o sea un híbrido) de repente deja de utilizar ese elemento básico pero bien importante como el jab, solo por querer noquear a su rival de un solo golpe.

Eso fue lo que observamos en el combate del sábado de Nonito Donaire y Vic Darchinyan. El filipino en su combate anterior con el cubano Guillermo Rigondeaux tuvo el jab prácticamente ausente y estuvo buscando ese ansiado golpe que le brindara la victoria. Ese golpe de poder llegó a medias, porque cuando el cubano lo recibió se levantó sin problema alguno y continuó su plan estratégico causando la derrota del filipino.

Con el armenio la historia estuvo a punto de repetirse. En muchos pasajes del combate Nonito conectaba sólidamente, pero Darchinyan en el contragolpe le conectaba esa zurda poderosa que calmaba el embate del filipino.

Conforme pasaban los asaltos se notaba en el rostro de Donaire algo de frustración ya que su rival estuvo incómodo como siempre. Vic realizó tremendo combate, pero en el afán de demostrar que se sentía comodo quizó irse al toma y daca. Error, el filipino finalmente lo calzó con izquierda terrible, enviando a la lona a Darchinyan.

El armenio se levantó en precarias condiciones, solo para recibir una andanada de golpes interviniendo el arbitro para dar por terminado el combate.

Fue una buena victoria, pero si enfrenta a un rival como Johnny Gonzalez y el mismo Nicholas Walters va a tener serios problemas. Las probabilidades de vencer sin un jab son practicamente nulas.

El filipino tiene que volver a la senda antigua, porque con un solo golpe sus probalidades de vencer o convencer serán minimas.

*Cortesía de La Esquina Neutral (https://www.facebook.com/LaEsquinaNeutral)

Historias que no te imaginas alrededor del boxeo antiguo

Vota por ‘El Regreso del Año’