in

¿Oportunismo de Rigondeaux o descuido de Kokietgym?

Este pasado sábado el campeón mundial supergallo, el cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, se anotó una victoria sobre el tailandés Sod Kokietgym por la vía del nocaut técnico en el primer asalto y lo hizo en una forma que ha generado polémica y opiniones diversas.

Es de conocimiento que en otras ocasiones he sido un fuerte crítico de Rigondeaux. Es cierto que las habilidades del cubano son excepcionales, pero en su defecto tiende a desarrollar un boxeo extremadamente mezquino en algunos de sus combates. Claro, con excepción del combate con el filipino Nonito Donaire donde brindó una demostración de altos kilates.

Siempre he señalado que Rigondeaux debe ser más determinado, que debe finalizar a su rival cuando muestre acuse de recibo, pues posee las herramientas a cabalidad para hacerlo. Hacer esto, definitivamente deleita al fanático de hoy día y a su vez representa un valor monetario en su carrera. Porque una demostración contraria, como la que hizo ante el africano Joseph Agbeko, en la cual se conformó con hacer lo necesario, no ayuda en nada su carrera.

Ahora bien, en su victoria sobre el tailandés algunos fanáticos se mostraron inconforme con la forma en que terminó. Aducen que Rigondeaux fue un oportunista y antideportivo. Y es que en el mismo primer minuto surge un choque de cabezas, en el mismo el más afectado resultó ser Kokietgym. El arbitro permite un tiempo de recuperación y luego el tailandés señala que puede continuar.

El arbitro reanuda el combate, Kokietgym muestra su guante derecho para que Rigondeaux lo toque en señal disculpa, el cubano realiza el toque y de inmediato coloca un swing de derecha, seguido de un semi-gancho de izquierda que envía al tailandés a la lona en precarias condiciones. Kokietgym se levanta con gran dificultad y el árbitro detiene el combate.

Esa última acción de Rigondeaux fue criticada por algunos fanáticos pues entienden que el cubano se aprovechó de la camaradería y diplomacia del tailandés. En mi opinión, no observé nada incorrecto de parte del cubano. Vino resuelto y determinado en acabar este combate, pues era algo que de el se exigía.

Vamos a brindar varios puntos:

1. El choque de guantes se realiza inmediatamente que el árbitro brinda las instrucciones antes de iniciar el combate y luego cuando llegan al último asalto. Luego del campanazo inicial, el choque de guantes entre ellos es algo opcional. En otras palabras, no es obligación.

2. Una de las instrucciones primordiales que brinda el arbitro es “Protejase en todo momento”, lo que no hizo el tailandés.

3. No existe reglamento alguno que muestre como ilegal que un boxeador rechace un saludo de guantes y de inmediato conecte a su rival, o que realize el toque de los mismos y en un pestañeo reanude el ataque.

El toque de guantes entre boxeadores despues de una acción imprevista es algo que se observa con naturalidad o normal en el boxeo. Pero no significa que uno de ellos esté obligado a realizar el toque. En el caso específico de Rigondeaux, sí tocó el guante.

La verdad que ahora no entiendo qué es lo que desean algunos fanáticos de Rigondeaux. Este servidor deseaba ver al cubano más determinado, y para mi entender eso fue lo que hizo. Entonces, ¿qué deseaban algunos? Si acude a su boxeo conservador se torna aburrido -lo cual entiendo perfectamente-, y si noquea de forma contundente lo critican porque supuestamente actuó de forma anti-deportiva -en lo cual no estoy de acuerdo-.

Observen bien el combate, Kokietgym muestra su guante para realizar el toque, Rigondeaux respondió al toque del mismo, y de inmediato ataca, el tailandés se percata de la reacción del campeón y levanta su guardia (si, leyó bien, levantó su guardia), pero el cubano tuvo la buena puntería de colocar sus golpes.

Entonces, ¿Rigo tenía que esperar una cantidad de tiempo despues del saludo? ¿Si al retador se le ocurría brindarle un abrazo, también el cubano tenía que aceptar el mismo y preguntar al tailandés como se sentía? Por favor, pues entonces esto no podía ser boxeo, era una cita de encuentro que terminaría con una agarradita de manos y besos por doquier. Un boxeador cuando se encuentra en el entarimado no es para estar haciendo relaciones públicas.

El tailandés simplemente se mostró demasiado gentil, y me extraña que un boxeador veterano que tenga mas de 60 combates se haya dirigido como mansa paloma hacia el cubano. Usted puede observar como muchos boxeadores brindan el toque de guantes, pero lo realizan con cautela.

No se puede acusar a Rigondeaux de ser un oportunista, él claramente tocó el guante de Kokietgym y reanudó la acción. Solo el tailandés es el culpable de su derrota, por cometer un descuido tan garrafal, además de no tomar el tiempo suficiente para recuperarse del cabezazo que se produjo inicialmente.

Si algunos piensan que la acción de Rigondeaux no fue correcta, pues lo respeto. Pero yo solo me remito a los reglamentos y hechos. Entiendo que algunos fanáticos estan brindando demasiado color a un suceso que no pasa mas alla de un fatal descuido de parte del tailandés y un nocaut contundente del cubano.

A un paso

Gilberto Ramírez pide pelea de campeonato mundial