in

Óscar Valdez es “Dinamita humana” y el quebranto del Alacrán

Óscar Valdez es "Dinamita humana" y el quebranto del Alacrán
El poderoso nocaut de Valdez a Berchelt.
Advertisement

Lo que Óscar Valdez hizo ante Miguel “Alacrán” Berchelt fue espléndidamente estupendo, en el contexto de una pelea. Propinó el nocaut del año al campeón defensor, y en el proceso de conquistar la icónica división de peso superpluma, ofreció el mejor desempeño de su carrera.

El contragolpe en forma de gancho izquierdo sobre el rostro de Berchelt fue por demás explosivo e inesperado. Provocó un momento electrizante que hizo a los aficionados liberar toda la catarsis acumulada a lo largo de 10 asaltos disparejos.

Joe Tesitore, el elocuente narrador de boxeo para ESPN y Top Rank, lo expresó muy bien en su primera impresión cuando Valdez aterrizó ese puño: ‘Dinamita humana’.

Engloba lo que ocurrió la noche del 20 de noviembre en la ‘burbuja’ del hotel MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

No fue la pelea del año que todos esperaban, sino una dominación casi perfecta para Valdez, que iba arriba en las tres tarjetas al momento del nocaut fulminante. Fue un golpe que lo catapultó al estrellato. Le abrió la puerta a Valdez para su eventual ingreso a la lista de Libra por Libra de la revista The Ring y Transnational Boxing Rankings.

Sin embargo, buena parte de la historia de la pelea está en el método científico del entrenador Eddy Reynoso. En apenas cinco peleas, ha convertido a Óscar Valdez en un boxeador completo.

Berchelt, y su entrenador Alfredo Caballero, no tuvieron capacidad de respuesta o ajuste durante el pleito. La factura que pagaron al dejarlo salir al décimo round, solo para ser aniquilado, es sumamente cara y tendrá consecuencias.

Óscar, por su parte, lució brillante. Salvo algunos lapsos del sexto y séptimo round, boxeó en círculos, usó el paso lateral, tiró el jab, fijó trampas a cada momento. Y su herramienta más efectiva del día: el contragolpe con gancho izquierdo que dio a placer en la cabeza de Berchelt.

Si hay una actuación que deja claro que Óscar ha madurado como boxeador en el plano táctico y cerebral es esta. De antemano, se sabía que era un boxeador más técnico y rápido que el Alacrán, pero la mejoría mostrada es por demás asombrosa.

Con la conclusión demoledora que envió al Alacrán Berchelt a un hospital de Las Vegas, Óscar Valdez demostró estar listo para una pelea contra Shakur Stevenson, el retador oficial del CMB, y ponderado como el quinto súper pluma del mundo por The Ring. Además, los dos pelean para Top Rank y en la misma plataforma de ESPN, así que en teoría debería ser fácil de concertar esa pelea para antes de diciembre.

Olviden cualquier argumento de revancha. Berchelt va tardar un año en regresar, si es que puede, a una condición como retador mundial.

La pelea fue tan desigual que pudo haber terminado en el cuarto asalto, cuando Valdez conectó con uppercut y gancho de manera impune la cabeza de Berchelt para sacudirlo y sujetarse de las cuerdas. Ahí, de manera correcta, el referí Russell Mora aplicó la cuenta de protección estando de pie, pero claramente en malas condiciones.

No hay argumento para una revancha, olvídenlo. Y menos para una trilogía.

Valdez se apoderó de la condición para cotizar como lado ‘A’ en cualquier pelea próxima y exigir, en era pandémica, bolsas de al menos un millón de dólares.

FRASE:

“Miguel Berchelt tal vez ya no vuelva a ser el mismo, un tipo que era anunciado como un peleador que ‘no puede decepcionar’’’.- Dan Cannobio, podcaster y manager de CompuBox

El quebranto del Alacrán

En la clasificación científica de los seres vivos (animalia), se establece que el mecanismo de defensa más efectivo que tienen los alacranes cuando se ven atacados, es inyectar veneno por medio de su aguijón. Por eso, un alacrán que normalmente camina con la cola hacia abajo, apenas presiente el peligro, la levanta con la intención de defenderse.

Para mala fortuna del Alacrán Berchelt, nunca tuvo la oportunidad. Nunca logró ser lo suficientemente competitivo como para activar su mecanismo de defensa. Fue nulificado su famoso volumen de golpeo, y se vio limitado a apenas 9.9 golpes acertados y 44.7 golpes lanzados por round, según CompuBox.

Su defensiva mostró una regresión digna de 2014, en aquella otra noche triste cuando fue noqueado con el mismo golpe por Luis Flores.

¿Qué pasó? Todo habría empezado antes del pesaje oficial del viernes. Berchelt probablemente batallando más para marcar exactas las 130 libras de la división. Eso, a diferencia de Valdez, quien desde una noche antes en la báscula del gimnasio, ya las había marcado, según Eddy Reynoso.

Después del pesaje, la estrategia en el vestidor con Caballero fue rehidratar lo más pronto posible previo a subirse al ring la noche del sábado.

Como resultado Berchelt, según la báscula no oficial de Top Rank y buscando cifras de HBO Boxing de sus peleas contra Vargas I, Miura y Roman, subió a su cita con Valdez en su mayor peso rehidratado en defensas de título mundial. Berchelt incrementó 16.2 libras más (7.35 ks), para marcar finalmente 146.2, prácticamente como peso welter, ante un peso pluma que estaba subi endo de división. 

Advertisement
Valdez, por su parte, marcó sólo 10 libras más (4.5ks) para quedar en 140 en la noche de la pelea.

La estrategia de subir con más peso le estalló en la cara a Caballero y Berchelt desde el primer round. Berchelt lució letárgico, en parte por esta condición. Pero además, por el plan de pelea de Valdez que lo tuvo tratando de adivinar qué hacer ante un rival más móvil, rápido y eficiente para golpear.

Valdez apenas logró establecer un poco de mejoría en marcas históricas como superpluma conectando 14.9 golpes por round en total (14.22 promedio), golpes lanzados por rounds, con 53.4 (44.5). Tuvo menor porcentaje, con 28% (31.9%).

En general, la clave para destruir al Alacrán en el ring fue apegarse al plan de pelea. Y ese era contragolpear, y obligar a Berchelt a avanzar cargando buena parte de su peso hacia adelante. Eso aumentaría el poder de la pegada de Óscar Valdez con el movimiento hacia el golpe del Alacrán Berchelt, además de aprovechar los malos hábitos de protección que persisten en el ahora ex campeón mundial.

Alfredo Caballero tiene mucha tarea pendiente para componer el estilo de su peleador, que todavía se encuentra clasificado mundialmente.

El ascenso de Eddy Reynoso

En menos de dos meses, Eddy Reynoso ha llevado a Saúl ‘Canelo’ Álvarez a convertirse en campeón lineal y unificado de peso supermedio ante Callum Smith. Condujo a Ryan García a ofrecer la mejor actuación de su carrera ante Luke Campbell. Y ahora, consagró a Óscar Valdez como uno de los tres mejores boxeadores de México, siendo el tercero Juan Francisco Estrada, con Caballero.

Reynoso fue catalogado en enero de este año por la revista británica Boxing News, que tiene nada más 113 años de historia, en la posición número 20 como el personaje más influyente del boxeo.

No hay en este momento un mejor entrenador que él. Y eso es gracias a su tiempo dedicado en la formación de peleadores, en la escuela, en la aplicación de la ciencia dulce. Pero, sobre todo, a la pasión por sacar lo mejor de cada uno cuando estos tienen disciplina para cambiar drásticamente malos hábitos de preparación atlética, nutrición y boxística.

Lo dijo el decano Kevin Iole en su columna para Yahoo Sports. “Reynoso ha heredado el lugar de Eddie Futch, Emmanuel Steward y Freddie Roach como el mejor entrenador del mundo”.

Y tiene razón.

Por el lado de Alfredo Caballero, quien llegaba como el otro gran entrenador mexicano del momento, sólo podemos decir que debió parar la pelea en el noveno round. En ese momento, cuando regresaba a la esquina, luego de sufrir su segunda caída, Berchelt, con el lenguaje corporal de un perdedor abatido, expresó sinceramente: “Ya valió verga”. 

Esa tan mexicana expresión de que ya todo está perdido. Caballero, le preguntó si le paraba la pelea. Berchelt de manera predecible respondió: “No”. 

Y ahí se fraguó el golpe que le provocó una conmoción cerebral, que esperemos no deje mayores secuelas en su salud y en su aplastada psique como guerrero mexicano.

Reporte CompuBox

Según el reporte de CompuBox, Valdez fue el boxeador más ofensivo durante toda la pelea, superando por 534-447 en golpes lanzados; y superando 149-99 en puñetazos conectados. a Berchelt en su ruta hacia un enorme nocaut en el décimo asalto.

Berchelt conectó solo 10 de 44 por asalto, después de acertar 32 de 81 en las 8 peleas anteriores.

Óscar Valdez acertó 103 de 328 golpes de poder (31%), por apenas 64 de 233 (27%) del AlacráBerchelt. Eso representa una disminución clara de 20 puntos porcentuales para el Alacrán, que promediaba 47.5% en sus últimas peleas de campeonato mundial. 

En comparación, Valdez acertaba en promedio 8.9 golpes por round y lanzaba 22.89 por round, para un porcentaje de 38.71%.

Los últimos tres rounds, Óscar Valdez vapuleó al Alacrán Berchelt por diferencia de 53 a 19 en golpes acertados, y en porcentaje de 35.26% a 14.8%.

 En golpes de poder fue aún más contundente: 39 a 13 y porcentaje de 43% a 17%.

Cifras de CompuBox de Berchelt vs Valdez
Cifras de CompuBox de Berchelt vs Valdez

Las tarjetas oficiales

Al momento del nocaut, los tres jueces en Las Vegas tenían la pelea a favor de Valdez; Dave Moretti (88-81), Patricia Morse Jarman (89-80), y Max de Luca (87-82).

Hay algunas discrepancias, los mejores rounds de Berchelt, donde mostró algo de reacción peleando en puro instinto, fueron el sexto y el séptimo.

Aquí fue donde lanzó más golpes, conectó más golpes y por primera vez hizo retroceder con premura a Valdez, que recurrió a los amarres.

De Luca fue el único que le dio tres rounds consecutivos a Berchelt con anotación 10-9 (el 1,2 y 3), por demás absurdo.

Tarjetas oficiales de Berchelt vs Valdez
Tarjetas oficiales de Berchelt vs Valdez
Arum dice que nuevamente se negocia pelea entre Pacquiao y Crawford

Arum dice que nuevamente se negocia pelea entre Pacquiao y Crawford

Óscar Valdez y Andre Ward

“La única forma en la que Óscar Valdez podía ganar era haciendo la mejor pelea de su carrera”, explica Andre Ward