in

En pelea de más de 1,600 golpes, el Vaquero Navarrete ganó decisión unánime a Joet González

Vaquero Navarrete y Joet González

Emanuel “Vaquero” Navarrete venció por decisión unánime a Joet González en una pelea muy aguerrida y con un gran volumen de golpeo la noche del viernes en San Diego, California. Con tarjetas de 118-110 y 116-112, Navarrete retuvo su campeonato mundial pluma de la OMB, superando al primer clasificado de la división y haciendo su segunda defensa exitosa del cetro que ganó en octubre de 2020.

Fue una pelea en la que según Compubox, se lanzaron 1,646 golpes en total, entre los dos peleadores. Un combate de un intercambio constante, en el que Joet González terminó con tres cortes en el rostro, y una fuerte inflamación en el pómulo derecho.

El Vaquero Navarrete mostró todas las cualidades que lo convierten en uno de los campeones mundiales mexicanos más sólidos del momento. Es un peleador incesante, con una condición física óptima que le permiten tirar y tirar y tirar golpes. Ante González combinó arriba y abajo, golpes rectos y curvos, con igual eficiencia, lo mismo yendo al frente que peleando hacia atrás. Por momentos peleando desde la guardia zurda, y presentando ángulos complicados a González.

Por su estilo desgarbado, de brazos largos y a veces desordenado, el Vaquero Navarrete podría transmitir la percepción de ser un fijador unidimensional. Pero dentro de ese boxeo a veces atropellado, hay un peleador que es eficiente en la gran mayoría de los renglones. Sabe encontrar su distancia, tiene un gran golpeo al cuerpo, tiene puños punzantes, sabe plantarse en ángulos y cambiar de guardia. Es un peleador bien trabajado y que no tiene miedo a hacer ajustes importantes a medio round. El gran déficit de Navarrete sigue siendo la defensa.

Navarrete reconoció al final de la pelea que se topó con el rival más complicado de su carrera. A pesar que desde el tercer round, el mexicano le abrió el pómulo derecho a González, el mexicoamericano nunca dejó de ir al frente y atacar. Fue un peleador duro e irreductible, que requirió del máximo esfuerzo de Navarrete.

El Vaquero no estuvo ajeno al castigo. En el cuarto round, una combinación de jab y recto de derecha entró a la punta de la barbilla, y le entumió momentáneamente las piernas a Navarrete, aunque solo quedó en un susto para el mexicano.

González estuvo duro hasta el final. Nunca se aflojó, a pesar de que su rostro ya se había deformado por completo. Joet, que estaba como primer clasificado en la división, salió a morirse en la raya en su segunda oportunidad titular, pues ya antes había perdido una decisión unánime disputándole a Shakur Stevenson el campeonato mundial pluma que estaba vacante.

El pundonor y la bravura de Joet González fueron superados por un Vaquero Navarrete que está una dimensión arriba en su boxeo. Para el Vaquero fue una defensa de alto voltaje, entretenida, rigurosa, y demandante.

Fue una noche muy agradable en la Pechanga Arena, de San Diego.

Pelea entre Jackie Nava Barby Juárez

Tijuana será la sede para pelea entre Jackie Nava y Barby Juárez el 30 de octubre

Vaquero realizó su segunda defensa exitosa

Vaquero tras guerra con Joet González: “Me conectó un par de veces y me lastimó”