in

¿Quedó tocado Joshua?: El análisis de la revancha entre Andy Ruiz y Anthony Joshua

¿Quedó tocado Joshua?: El análisis de la revancha en Andy Ruiz y Anthony Joshua
¿Quedó tocado Joshua?: El análisis de la revancha en Andy Ruiz y Anthony Joshua

Se consumió el reloj, llega el análisis y el día en que Andy Ruiz suba al ring a demostrar que no fue golpe de suerte ni accidente lo del pasado 1 de junio, y Anthony Joshua subirá a buscar su alma de regreso. Aquella alma que Ruiz le robó en el ring de Nueva York.

Y para mí, llega el momento de sentarme a escribir y hacer el análisis de lo que creo que veré en el ring de Arabia Saudita entre Ruiz y Joshua. Destapo mi TECATE Ámbar, reviso videos, rebobino escenas una y otra vez. Y sigo viendo lo mismo, en cada detalle, en muchos detalles: algo se desconectó aquella noche en el alma de Anthony Joshua.

Lo mejor de DAZN

Le doy un buen sorbo a mi cerveza, mi TECATE Ámbar bien fría, y empiezo a teclear lo que espero ver este sábado.

1. Joshua quiere distancia

Para mí, en el análisis está más que cantado que lo que le conviene a Anthony Joshua es mantener lejos a Andy Ruiz. No lo quiere cerca. No lo quiere entrando a la trinchera.

Joshua le querrá sacar el mayor provecho posible al mayor alcance y estatura que le saca a Ruiz. Y no hay para dónde hacerse: esa es la pelea que más le conviene a Joshua. Mantener a Ruiz lejos con el jab.

Mientras disfrutaba mi TECATE Ámbar, veía una y otra vez los dos primeros rounds de la primera pelea. Y en ese momento, no me cabía en la cabeza cómo Joshua pudiera perder esa pelea.

El británico mantenía lejos a Ruiz y lo esperaba, lo fintaba. Cuando Ruiz entraba, Joshua lo contraatacaba. La mejor mano de Joshua en esos primeros dos rounds fue justamente así; fintó para que Ruiz entrara, y le clavó un gancho de izquierda al mentón que le sacudió la cabeza a Ruiz, pero que el mexicano pudo absorber.

No me queda duda que esa es la mejor pelea que Joshua puede hacer para su propio beneficio. Y más, después de la hecatombe del Madison Square Garden.

No hay que olvidar que ese fue el mismo estilo de pelea que Joshua le hizo a Alexander Povetkin en septiembre de 2018. Y el ruso es un peleador más o menos del mismo tamaño y alcance de Ruiz. A Povetkin lo terminó cansando y noqueando.

2. ¿Y cómo pelea Joshua en corto?

Decía, con la TECATONA en mano, que en esos primeros dos rounds contra Andy Ruiz, Anthony Joshua hizo la pelea perfecta, la que le convenía. A la distancia, y golpeando desde lejos.

En el tercer round, sin embargo, se paró más al intercambio y en un cruce logró meter un gancho de izquierda, cortito pero poderoso al mentón de Ruiz que se fue a la lona. Yo, como ustedes, pensaba que ahí se había acabado todo.

En la trinchera, y en el terreno corto, Joshua pega. Y pega fuerte. Habrá que preguntarle a Ruiz, pero también habrá que preguntarle a Wladimir Klitschko a quien el británico le metió un upper que casi le arranca la cabeza al ucraniano, y que sigue siendo la mejor postal en la carrera de Joshua.

En el terreno corto, Joshua pega fuerte, pero no aguanta. Eso queda claro. Ya se sabe que su quijada no es su mayor fortaleza. De ahí tenemos que partir en el análisis.

P U B L I CI D A D

3. Andy Ruiz le desconectó el alma a Joshua

Y es que Joshua no aguanta golpes bien puestos arriba. Klitschko lo mandó a la lona, Povetkin casi hace lo mismo. Y Andy Ruiz lo marcó.

Les decía como en los dos primeros rounds de la primera pelea con Ruiz, y hasta el momento en que derriba al mexicano, Joshua estaba haciendo la pelea perfecta.

Pero volví a ver la pelea completa para hacerte análisis de Ruiz y Joshua. La disfruté, mientras me bebía mi cerveza, intentando desmenuzar con detalle qué carajos pasó en ese tercer round que volvió a Joshua en una horrenda mutación de sí mismo.

Veo y veo, rebobino una y otra vez ese tercer round, y siempre llegó a la misma conclusión. En su afán de querer ir a liquidar a Ruiz tras la caída del tercer round, Joshua se emborrachó de combate corto.

Se sentía asesino, y los mismos narradores estadounidenses advertían como Joshua era un “gran finalizador” y que teníamos todos que ver cómo iba a ir a terminar al mexicano. Nadie contaba con que Ruiz contestaría al tú por tú.

Y entonces, en el cruce de golpes, vino el ladrillazo que lo cambió todo. Un gancho de izquierda de Ruiz pegó entre la sien y la oreja derecha de Joshua. Se le doblaron las piernas al británico y Ruiz fue por él hasta derribarlo.

Con mi TECATE Ámbar revisaba cada detalle de ese momento, intentando yo meterme a la mirada de Joshua, tratar de leerle lo que sentía, lo que pensaba. Y se le veía miedo, sorpresa, pasmo.

Viendo el video, no me quedó duda de que a partir de ese instante en la pelea, se apareció el otro Anthony Joshua: tenso, temeroso, lento, entumido, extraviado. Hacía todo en cámara lenta. Buscaba el abrazo. Y Ruiz lo mandó de nuevo a la lona en ese mismo tercer round.

Ruiz iba por él, y Joshua no contestaba. Estaba tocado. Quedaría tocado el resto de la pelea. Tocado físicamente. Pero también tocado mentalmente.

De ahí en adelante, peleó con miedo, siempre en retirada. Joshua no metió ni un solo golpe importante en los cuatros rounds restantes que duró la pelea.

Y cuando Ruiz lo volvió a tocar, Joshua se fue de nuevo a la lona. En la última de las caídas pareció renunciar, rendirse. Se levantó y le dio la espalda al réferi. Se fue a refugiar a la esquina. No quiso atender las preguntas del réferi, y le pararon la pelea.

Mientras le daba un buen sorbo a mi cerveza, caía en la cuenta de que Anthony Joshua estaba desposeído de sí mismo. Se le vació el alma en el Madison Square Garden.

4. ¿Sigue tocado Joshua?

Los golpes ya no le duelen en la piel, pero le siguen doliendo en el alma. Un boxeador no olvida nunca cuando lo tocan.

Y estoy seguro que cuando Joshua vuelva a tener a Ruiz frente a él, recordará esos golpes.  Todo lo que le costaron en ese ring, y todo lo que le siguen costando en su carrera. Cada que quiera entrar a intercambiar, se acordará. Las manos de Ruiz estarán todo el tiempo en la mente de Joshua.

Por eso, lo más probable es que el británico le apueste a la distancia, al jab. Al boxeo lejano y precavido.

Y no es que yo crea que Joshua es ajeno a las guerras. No nos olvidemos de que con Wladimir Klitschko libró una batalla brutal. Se fue a la lona. Y se levantó para ganar. Pero contra Andy Ruiz algo se desconectó en el alma de Joshua y no sabemos si ese algo siga desconectado.

5. Lo que nos dice el pesaje

Andy Ruiz mostró muchas cosas aquella noche del 1 de junio. Pero lo que mayor impresión me dejó, fue su instinto asesino. Supo leer a la perfección cada vez que Joshua estaba lastimado, siguió el rastro de sangre, y fue por la presa.

El peleador que tiene instinto asesino sabe las fibras que toca en su rival. Y sabe qué cables desconecta en el corazón del oponente. Andy Ruiz ha dormido sabiendo que Joshua no es el mismo.

Ruiz había dicho que subiría más liviano a la revancha. Que lo haría por ahí de las 250 libras. Pero a la hora del pesaje, nos sorprendió a todos. Casi tiro mi TECATE cuando escuché que marcó 283 libras. Joshua, en contraste, marcó 10 libras por debajo de la primera pelea. 

Y para mí, las señales están más que claras. Joshua va a salir a boxear, y Ruiz va a salir a noquear. Joshua quiere dinámica, distancia, caminar el ring. Ruiz quiere potencia y poder en la trinchera.

Solo así logro explicarme que Ruiz haya decidido subir más pesado. Creo que es su instinto asesino operando en él, huele sangre, huele miedo, y dobla la apuesta. Le mete más poder de pegada a su físico. Y Joshua debe estar pensando muchas cosas en las horas previas a la pelea.

Por hoy, me terminé mi TECATE Ámbar. Y me terminé también mi análisis de la pelea entre Joshua y Ruiz. Pero ya tengo enfriando las demás, porque la de este sábado es una de las peleas que más me intriga ver.

Hay tanto en juego para estos dos buenos tipos, a los que el caprichoso destino los ha metido juntos en una bolsa de papel; la ha sacudido, y está disfrutando ver quién es el que logra sobrevivir ese terremoto existencial. Así es el boxeo. Por eso, al boxeo no se juega.

El épico regreso: Andy Ruiz analiza el tercer round de la primera pelea con Joshua

El épico regreso: Andy Ruiz analiza el tercer round de la primera pelea con Joshua

El Canelo Álvarez ya está en Arabia Saudita para apoyar a Andy Ruiz

El Canelo Álvarez ya está en Arabia Saudita para apoyar a Andy Ruiz