in

¿Quiere Premier Boxing Champions convertirse en el UFC del boxeo?

La serie de boxeo producida por el renombrado promotor Al Haymon, ha generado opiniones dispares en relación a su efecto en la industria de dicho deporte. Algunos interpretan como ejercicios monopólicos algunas de sus formas, otros perciben las mismas actividades como las necesarias para que el pugilismo regrese a la consciencia popular. Hay un ejemplo reciente sobre cómo introducir un deporte de combate en la cultura cotidiana, un modelo que Al Haymon parece tomar como influencia para su proyecto.

1. Ultimate Figthing Championship

El interés –o el morbo– de la gente por determinar que arte combativa era la más útil y práctica, en 1993 se organizó el primer evento de UFC en Denver, Colorado. Las competencias incluían diversas disciplinas: boxeo, muay thai, lucha olímpica, judo, karate. Los peleadores fueron desarrollando distintas técnicas de otras disciplinas hasta que llegó el surgimiento de las artes marciales mixtas como se les conoce el día de hoy.

El UFC a lo largo de sus dos décadas de existencia fue comprando a empresas promotoras de artes marciales mixtas, que eran consideradas como competencia directa. Compañías grandes y bien establecidas, con su propia historia, como: PRIDE, World Extreme Cage Fighting y Strikeforce, fueron adquiridas por Zuffa, LLC, la entidad de donde nace UFC. Es mucho el poder que UFC ha logrado obtener al día de hoy, al igual que su visibilidad como marca, al grado de que más allá de ser la empresa mayor de su ramo, algunas personas se refieren a las artes marciales mixtas no por su nombre, sino como al “deporte de la UFC”. Y en los sitios de deportes podemos ver esas tres letras a un lado de las ligas más importantes de la industria deportiva como la NFL o la MLB.

2. Alianza con Fox

La empresa ha sido constantemente criticada por sus prácticas aparentemente monopólicas, aunque al respecto el presidente de UFC, Dana White, asegura que no se comieron a la competencia, sino que habrían adquirido empresas que estaban ya quedándose fuera del negocio. Hoy, UFC tiene niveles de audiencia muy equivalentes a los del boxeo. En agosto del 2011, la cada norteamericana Fox, anunció un acuerdo de transmisión con UFC. El contrato incluye siete años de emisiones en vivo a través de Fox Sports, 24 capítulos del reality show The Ultimate Fighter, y cuatro eventos en el canal principal de Fox, entre otras cosas.

El primer evento fue la pelea entre Junior Dos Santos y Caín Velázquez, con una audiencia de 5.7 millones de televidentes, la cifra más alta hasta ahora alcanzada por dicha alianza estratégica entre ambas empresas. La intención de UFC es permanecer ya no solamente como la liga principal de artes marciales mixtas, sino como una de las ligas relevantes de la industria deportiva en Estados Unidos.

3. Premier Boxing Champions

Si los nombres de PBC y UFC suenan como si tuvieran un parentesco, tal vez no sea enteramente una coincidencia. La serie de boxeo de Al Haymon fue anunciada en enero del presente año y a diferencia de la relación entre UFC y Fox, Haymon compró tiempo al aire en distintas cadenas de televisión, siendo las principales NBC y CBS. Las transmisiones le han devuelto a Estados Unidos el pugilismo mediante programación abierta en horario estelar. En su debut el mes de marzo, PBC alcanzó 3.4 millones de televidentes en la función encabezada por Keith Thurman y Robert Guerrero.

Al igual que UFC, el proyecto impulsado por Haymon ha sido acusado de prácticas monopólicas: bloquear lugares potenciales para la organización de un evento pagar a sparrings promovidos por Haymon para no trabajar con alguien no perteneciente al establo, entre otras cosas, que le han valido una demanda de 100 millones de dólares por parte de Top Rank y otra de 300 millones de dólares por parte de Golden Boy. La representación Al Haymon Boxing cuenta en su nómina con aproximadamente 200 peleadores y entre ellos están algunos de los nombres más reconocidos del boxeo. Al igual que UFC los peleadores empleados por PBC solo compiten en eventos montados por la empresa. Inclusive, Premier Boxing Championship tiene la intención de convertirse en su propia liga, en su sitio de internet se pueden apreciar artículos escritos por personas que trabajan para la empresa, dándole seguimiento exclusivo a sus peleadores. Hay que recordar que UFC además de sus peleadores, tiene a sus escritores, comentaristas, reporteros, réferis y camarógrafos. Una de las ventajas de tener una empresa con semejante control sobre un mercado, es que en las artes marciales mixtas constantemente se puede ver a los mejores peleadores enfrentándose entre sí, algo de lo que el boxeo adolece desde hace un tiempo.

4. “No va a funcionar”

Definitivamente hay una gran brecha entre hacer una alianza con una cadena de televisión –como UFC con Fox– a realizar una inversión de más de 100 millones de dólares comprando tiempo al aire en diversos canales televisivos –como en el caso de PBC–. La intención del diseño de Haymon por lo pronto es recuperar parte del dinero mediante patrocinios y publicidad. Seguramente ahorita las funciones de PBC están resultando en perdidas constantes, pero UFC, según Dana White, del 2001 al 2006 tenía un hoyo de cincuenta millones de dólares y no fue hasta después de ese año en que empezaron a generar balances positivos.

En un último detalle PBC y UFC parecen hermanos: cuando la empresa de artes marciales mixtas empezó a correr el riesgo para establecerse como un negocio redituable, fue muy criticada. Tal como lo apunta White en una entrevista de Boxing Scene: “Cuando salimos, mucha gente nos estaba tirando mierda, diciendo que esto era ridículo y nunca iba a funcionar, nunca iba a funcionar”. Hoy, UFC a veces organiza dos funciones el mismo día en distintos lugares del mundo. 

El entrenador que amenazó con una pistola a Mike Tyson

Nacho Beristáin ve regreso de Márquez para septiembre