in

Así ha sido la rivalidad entre México y Nicaragua en el boxeo

La historia del boxeo entre México y Nicaragua
Fuente: Matchroom Boxing y Promociones del Pueblo

La pelea entre Román “Chocolatito” González y Julio César “Rey” Martínez, que abrirá la puerta, a su vez, para un duelo unificatorio con Juan Francisco “Gallo” Estrada, se suma a la rivalidad entre el boxeo de México y Nicaragua.

Mexicanos contra nicaragüenses tiene una pequeña rivalidad boxística, pero intensa.

En la historia del boxeo, peleadores de ambas naciones han disputado célebres peleas de campeonato mundial en episodios que incluyen a Alexis Argüello, Rosendo Álvarez y González, así como a los aztecas Ricardo “Finito” López, Estrada y Ruben “Púas” Olivares.

Pese a ser una muestra diminuta, esta contiene a tres miembros del Salón de la Fama del Boxeo Internacional en Canastota, Nueva York.

El ingreso de González y Estrada es una mera eventualidad a este recinto tres años, después de que se retiren en algún momento de la próxima década.

Según BoxRec.com, en la historia del boxeo de Nicaragua apenas son 15 los púgiles que alcanzaron la gloria convirtiéndose en campeones mundiales.

Argüello le dio relevancia a esta rivalidad nacional México vs Nicaragua el 23 de noviembre de 1974, cuando se convirtió en campeón pluma (126 Libras), tras derrotar al mexicano Rubén “Púas” Olivares.

La historia del boxeo de México contra el de Nicaragua

Rosendo “Búfalo” Álvarez conquistó el cinturón de peso mínimo, derrotando al entonces imbatible monarca tailandés Chana Porpaoin, quien había defendido su corona exitosamente ocho veces consecutivas.

El Búfalo, fiel a su apodo, empleó su dura pegada combinada con su buen desplazamiento dentro del paralelogramo, para establecer una reputación como un golpeador con precisión.

Es recordado por los aficionados y la prensa por ser el primero en enviar a la lona al mexicano Ricardo “Finito” López, cuando el 7 de marzo de 1998 protagonizaron su primera pelea en la disputa por el cetro CMB de las 105 libras en la Ciudad de México, además del vacante de la AMB.

Álvarez sorprendió al mexicano con su fuerte derecha en el segundo round y justo cuando parecía que tenía el control de la pelea para quitarle el invicto de 47-0 a López fue sancionado con un punto por un cabezazo en el séptimo round bajo la regla del CMB.

Ese punto probó ser costosísimo, ya que la pelea se detuvo y al leer las tarjetas los jueces decretaron un polémico empate que a la fecha sigue siendo controversial.

Como resultado, López retuvo su corona CMB y debido a la fuerte demanda por una segunda pelea se realizó ocho meses después, pero ahora en Las Vegas, Nevada.

La repetición del duelo y la búsqueda de venganza terminó de manera frustrante para el Búfalo, quien en total tras disputar 19 rounds contra el Finito no pudo mostrar agresión efectiva constante.

En general, de las seis tarjetas oficiales, Álvarez ganó en dos, empató en otra y perdió en las otras tres por un margen total de nueve puntos.

Tres años después, el Búfalo ganaría el campeonato minimosca de la AMB, derrotando por decisión dividida al invicto colombiano Antonio Mendoza el 3 de marzo de 2001 en Las Vegas.

Se retiró con marca de 37-4-2 (24 KO’s), realizó tres defensas oficiales de su campeonato.

Su última pelea por una versión de un cinturón considerado como mundial fue contra Jorge “Travieso” Arce en 2006, cayendo ante el popular mexicano por nocaut en seis asaltos.

Chocolate puro

Román González tiene su legado asegurado como el primer nicaragüense en conseguir un título de campeón mundial en cuatro categorías diferentes de peso.

Hasta no hace mucho tiempo, en 2015 y parte de 2016 Chocolatito era considerado el mejor peleador Libra Por Libra, incluso por encima del kazajo Gennady Golovkin.

Ganó sus primeras 46 peleas, la más recordada de todas fue de agresión constante ante Juan Francisco Estrada en noviembre de 2012 en Los Ángeles, California, un duelo que ganó en las tres tarjetas con algo de claridad, pero que generó la percepción de que había lucido vulnerable y fácil de golpear por primera vez en su carrera.

Estrada llegó listo para pelear mostrando una calidad inusual para un retador en peso mosca ligero, donde el nicaragüense había establecido un reino de terror noqueando o deteniendo a ocho de sus últimos nueve rivales previos al choque con el Gallo.

El Chocolatito controló el paso de pelea en lo general, pero Estrada logró ‘robarle’ minutos de casi todos los rounds luciendo inmune al golpeo certero de poder del centroamericano, quien fue sofocado en un par de ocasiones por el sonorense, en un patrón que se repetirá prácticamente en toda la pelea.

Al final, Estrada le conectó a González 257 puñetazos de 1091 lanzados (24%), la cifra más alta para ese momento contra el nicaragüense, según el sistema de conteo CompuBox.

Por su parte, Chocolatito ingresó al distinguido ‘400 Club’ de Compubox conectando a Estrada en 419 veces, tras mil 42 intentos para un 39.8%, todas las tres cantidades más altas contra el Gallo en ese momento.

Tras este duro combate, Estrada avanzó para convertirse en campeón mosca unificado en 2013 tras dominar a Brian Viloria y quitarle los cinturones AMB y OMB de esta división en Macao, China, repitiendo el truco de González: le conectó al hawaiano 414 golpes en lo que ha sido, quizá, su mejor actuación.

Tuvieron que pasar ocho años y cuatro meses para que Estrada y González volvieran a chocar en un ring con la escena puesta en Dallas, Texas, ahora en peso súper mosca. El mexicano cobró venganza con una estrecha y disputada victoria por decisión dividida donde se impuso, según los jueces, en dos tarjetas.

González sólo fue favorecido en una, en lo que fue uno de los resultados más discutidos del año 2021, tanto que quedó la impresión de que esto opacó lo que fue considerada la mejor pelea del año entre pesos pequeños.

Una tercera pelea entre Estrada, el campeón lineal RING de la división, y el carismático tetracampeón mundial González se fue a pique este mes de febrero. ya que el Gallo supuestamente contrajo Covid-19 y su equipo gerencial optó por dejar pasar la oportunidad, la cual recayó en Rey Martínez, quien ahora deberá enfrentar a González, pero subiendo dos categorías de peso, una situación que le provocó problemas en el pesaje ya que se pasó dos libras.

El Flaco Explosivo

Alexis Argüello es una rareza: es, quizá, el único caso de un peleador centroamericano que en el curso de una década derrotó a tres mexicanos que fueron campeones mundiales.

En su lista de víctimas aparecen: Rubén “Puás” Olivares, Rafael “Bazooka’ Limón y el Zurdo original: José Luis Ramírez.

Argüello logró coronarse campeón en tres categorías diferentes, primero en peso pluma, fulminando al Púas Olivares por nocaut en 13 asaltos el 23 de noviembre de 1974 en Los Ángeles, California.

A pesar de sus célebres victorias por nocaut sobre Limón (1979, por título pluma) y Ramírez (1980, en peso ligero sin título de por medio), estas no son tan recordadas como el gran duelo que acaparó la atención de la fanaticada en México y Los Ángeles, así como en toda Nicaragua.

Argüello cazó a la presa y finalmente lo envió a la lona dos veces en el round 13 para puntualizar un gran desempeño que lo catapultó de inmediato al estatus de ídolo nacional, la contundencia con la cual lo hizo convenció a la prensa estadounidense y los promotores del potencial de este peleador como alguien con talento generacional de alta rentabilidad en ese mercado y así fue.

Para Olivares, que subió al ring cargando la esperanza de México, este fue el final de su plenitud como peleador de calibre mundial, ya que pese a recuperar una versión del título pluma un año después contra el mexicoamericano Bobby Chacon, terminó su carrera con marca 9-8-2 en sus últimas 19 peleas, incluyendo tres por título mundial contra David Kottey, José Cervantes y Eusebio Pedroza.

El duelo Argüello-Olivares representó un brillante inicio en esta rivalidad que data ya desde hace 48 años.

Por su parte, Argüello fue campeón de peso súper pluma en 1978 tras noquear al puertorriqueño Alfredo Escalera a domicilio y, por último, se convirtió en monarca de la división ligero en 1981 tras ir a Reino Unido y doblegar al local Jim Watt en 15 asaltos por la vía de las tarjetas.

Tras una trayectoria de 85 peleas en el pugilismo profesional, Argüello fue el primer campeón mundial de boxeo en la historia de Nicaragua, y el primer boxeador nicaragüense en entrar al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

El Flaco Explosivo ganó todas sus peleas como campeón reinante, defendiendo exitosamente en 16 ocasiones sus cinturones para extender su reinado durante seis años y 10 meses entre 1974 a 1983.

El Ratón Mojica

La prensa nicaragüense describe a Ricardo Mojica, el llamado campeón sin corona, como un púgil “poseedor de un exquisito y depurado boxeo” que lo llevó a convertirse en el primero de su país en derrotar a un campeón mundial.

Esto ocurrió el 8 de junio de 1968 en el viejo Estadio Nacional de Béisbol de Managua, cuando doblegó por la vía unánime al tailandés Chartchai Chionoi en un combate donde por caprichos del organismo no estuvo en juego el cinturón de peso mosca del CMB.

Mojica, cuyo apodo era el Ratón rápidamente cobró fama como una especie de héroe de acción entre 1961 y 1962 peleando en México dos veces contra Efrén “Alacrán” Torres, en la que es quizá la mejor rivalidad que el duelo entre estas dos naciones ha producido.

En total disputaron cuatro enfrentamientos, tres en México y uno en Nicaragua. El Alacrán ganó todos en suelo azteca por decisión, cayendo sólo ante el Ratón en Managua.

Mojica cerró su saldo en México con 12 peleas, cinco fueron contra boxeadores que eran o llegaron a ser campeones mundiales como el mismo Torres y Octavio “Famoso” Gómez.

Otros peleadores como Adonis Rivas, el cuarto campeón mundial en la historia de Nicaragua, así como el bravucón Ricardo Mayorga (exposeedor del título mundial wélter y súper wélter), pesa a tener una carrera con una amplia lista de peleas llenas de acción, pero carecen de episodios vibrantes contra peleadores mexicanos.

Rivas fue el cuarto campeón mundial de boxeo en la historia de Nicaragua y el tercero en ganar coronas en más de una categoría.

En las 115 libras conquistó el cetro de la OMB, derrotando al entonces invicto campeón mexicano Diego “Pelucho” Morales por decisión unánime en 12 asaltos el 20 de noviembre de 1999 en Las Vegas, Nevada.

Tenemos también el caso del nicaragüense Juan Ramón Palacios Pérez, quien ascendió a ser el campeón mundial de peso mínimo por la AMB y el CMB.

El 2 de agosto de 2008 noqueó al puertorriqueño Omar Soto para despojarlo del título de peso paja avalado, versión CMB. Realizó dos defensas de ese cinturón, primero ante el japonés Teruo Misawa y luego ante el mexicano Érik Ramírez.

Tres años después, en mayo de 2011 se convirtió en campeón mundial de peso mínimo al derrotar por decisión unánime al mexicano Samuel “Sammy” Gutiérrez y arrebatarle para quitarle el trono de la AMB en San Martín Texmelucan, Puebla, convirtiéndose así en el primer boxeador nicaragüense que se coronó en México.

Todo un “Matador”

El boxeador nicaragüense de mayor impacto mediático ha sido Ricardo Mayorga, quien se hizo famoso por su lluvia verbal agresiva, solo igualada por su furia y fuerte pegada, una de las más temidas en la división welter a inicios de este siglo.

Matador Mayorga fue el quinto campeón mundial de boxeo en la historia de Nicaragua, coronándose campeón de peso welter en dos ocasiones. El 30 de marzo de 2002 aniquiló en apenas cinco rounds al entonces invicto campeón guyanés Andrew Lewis, a quien despojó del cetro AMB.

Después conquistó el título welter del CMB el 25 de febrero de 2003, cuando en tan solo tres asaltos destruyó al estadunidense Vernon Forrest en pelea por la unificación de los títulos.

El récord de Mayorga cerró en 32 triunfos 12 derrotas y 1 empate, consiguiendo 26 nocauts, destacando rivales como Félix “Tito” Trinidad, Miguel Cotto, Sugar Shane Mosley, Fernando “Feroz” Vargas, Óscar De La Hoya, Cory Spings, Michelle Piccirillo, Forrest y Lewis.

No necesitó rivales mexicanos para hacer época en el boxeo.

Papá de David Benavidez se reunió con Eddie Hearn para hacer pelea con Demetrius Andrade

Papá de David Benavidez revela lo que pasó en reunión con Eddie Hearn para pelea con Demetrius Andrade

Rey Martínez y la razón por la que no dio el peso contra Chocolatito González

Chale Aceves revela por qué Rey Martínez no dio el peso: “No lo queríamos exprimir más”