in

“Silencié a toda la plaza con un solo golpe”: Rosendo Álvarez y el día que Finito López se fue a la lona

Silencié a toda la plaza con un solo golpe: Rosendo Álvarez y el día que Finito López se fue a la lona

Un volado de derecha provocó el momento más memorable en la carrera del nicaragüense Rosendo Álvarez, pues silenció la Plaza de Toros México tras mandar a la lona a Ricardo “Finito” López en una pelea que terminó empatada, resultado que el nicaragüense consideró injusto.

“Sí, el momento más memorable de mi carrera”, recordó Rosendo Álvarez en entrevista con IZQUIERDAZO durante la Convención del CMB en la Ciudad de México. “Porque se trató de una pelea de unificación contra el mejor, uno de los mejores libra por libra del mundo”.

Fue el 7 de marzo de 1998 cuando el Finito puso en juego el título paja del Consejo Mundial de Boxeo, y el Búfalo, el de la Asociación Mundial de Boxeo. La pelea era en la casa de López, la Ciudad de México.

Miles de aficionados, casi 50,000 que llenaban la Plaza México quedaron callados en el segundo round. Rosendo Álvarez había mandado a la lona al Finito López, quien para ese entonces, ya había forjado una carrera que lo ponía entre los mejores mexicanos de la historia. Además, López marchaba con un récord invicto, y el empate de ese día, sería la única mancha en su récord.

“Silencié a toda la plaza de un solo golpe”, rememoró Álvarez con una sonrisa. “Cuando cayó Finito todo mundo se quedó asombrado, se quedaron callados porque fue un golpe muy impactante”.

Y no fue ninguna casualidad haberlo conectado de esa manera, reconoció el centroamericano. En la preparación, habían encontrado una falla en el monarca CMB, que amagaba cuando iba a soltar el jab. Eso lo aprovechó Rosendo, que incluso lastimó a sparrings con ese volado de derecha.

“Ya lo habíamos estudiado”, aseguró el Búfalo. “No fue un golpe de chiripa o de suerte. Los golpes en el boxeo profesional se estudian y es lo que pasó con Pacquiao y Márquez. Él lo hizo, no fue un golpe de suerte. Trabajamos el volado de derecha arriba y me sirvió mucho”.

Empate con Finito López, un resultado injusto para Rosendo Álvarez

La pelea terminó en el séptimo round tras un choque accidental que provocó un corte en la ceja derecha del mexicano. Por eso, debieron irse a las tarjetas para el empate que no dejó con buen sabor de boca a Rosendo.

“Sí (fue injusto el resultado), el mismo Ricardo lo ha dicho en sus conferencias”, indicó Rosendo. “Que ese empate considera manchó su récord, porque es una mancha que va a tener para toda la vida. Y cada vez que se hable de Ricardo aparece el nombre de Rosendo, algo que quedó históricamente”.

Unificar las coronas era un sueño para el monarca de la AMB y la oportunidad de acabar con el invicto de Ricardo. Aunque no lo logró, ese evento quedó para la historia y se sigue hablando del mismo, “del empate con sabor a triunfo para mí y empate con sabor a derrota para Ricardo”.

Aquella vez, revela el Búfalo, le pagaron 265 mil dólares libres de impuestos. Era una buena bolsa para un peleador de 105 libras, quien reconoció que el resultado no le fue favorable, pero él se queda con su actuación y las palabras de los mexicanos.

“No me fue favorable, pero gracias a Dios no me derrotó, hubiese sido más terrible que me quitaran la pelea”, dijo Rosendo. “Los mismos mexicanos lo dicen (que el resultado fue injusto). Si hay algo grandioso de este país es que la gente sabe de boxeo y la gente le da el valor a los verdaderos campeones y en México me dieron ese valor”.

Pero lo que más recuerda con emoción es que enfrentó a un peleador que era demoledor. Ricardo ya era campeón del mundo cuando Rosendo apenas iba a debutar. Sin embargo, Álvarez estuvo a punto de quitarle el invicto y darle una lección.

“Cuando ya era campeón Finito, yo era amateur apenas”, recordó el nicaragüense. “Y un día estaba viendo una pelea de boxeo y era el Finito. Me siento y veo que la pelea era de mi peso. Finito era descomunal, extraordinario y noqueó”.

Tras su debut como profesional en diciembre de 1992, pasaron tres años para que Rosendo fuera campeón del mundo. El título cambió su manera de ver el boxeo y en esa primera pelea con el mexicano fue vital.

“Lo vi y dije, si pelea conmigo me mata”, recordó Álvarez. “Era mi pensamiento porque yo era amateur, pero tres años después me convertí rápido y ya era campeón. Peleamos y el que casi lo mata era yo”.

canelo-golovkin-mexico

Eddy Reynoso quiere la tercera pelea de Canelo y Golovkin en México en 2022

Jaime Munguía fue a la guerra con Gabriel Rosado y le ganó una convincente decisión unánime

CMB ordena que Jaime Munguía enfrente en eliminatoria a ganador de Derevyanchenko y Adames