in

Willie Pep, hay peleadores con pasión por no dejarse pegar

Guglielmo Papaleo, mejor conocido como Willie Pep, lo vio todo. De 1937 a 1940, Pep tuvo una vida de peleador amateur que muchos profesionales quisieran. La vida se vivía abrumada por la Gran Depresión y mientras el padre de Pep ganaba algo así como 15 dólares a la semana, Pep hacía mucho más que eso en un día peleando en un sótano abandonado. Eran años donde a los peleadores amateur de Connecticut les pagaban por pelear, y cuando sus padres descubrieron el pequeño hobbie de su hijo, el padre le ofreció la idea de pelear más días a la semana. La realidad puede ser más fantástica que la ficción y la piel de Pep parecía no recibir daño, sin importar cuantas piñas celebrara.

En 1938 se escriben algunos de los primeros pasos del mundo del boxeo en un ático de Norwich, Connecticut. Pep pelearía contra un oponente desconocido que, según decían, “no era muy bueno”. Ese oponente era Sugar Ray Robinson. Para el momento, Robinson era campeón amateur en New York, donde los que no eran profesionales, no recibían dinero. Así que Robinson buscaba peleas amateur en estados donde pudiera cobrar usando un seudónimo. Pep no sabía a quién se enfrentaría hasta que Robinson entró al ring y no lo dejó respirar.

Para los primeros años de la década de los 40, Pep ya había recolectado un record de 61-0, se había enfrentado a Joe Archibald y Chalky Wright, a Willie Joyce y a Manuel Ortiz, peleando inclusive, hasta dos veces por semana. En solo tres años, tuvo más peleas que muchos peleadores en un década completa.

En 1948 empezaría su rivalidad contra Sandy Saddler. Estos dos, a través del tiempo, se enfrentarían cuatro veces. En 1951, Saddler y Pep tendrían algunas de las peleas más sangrientas en el mundo del boxeo y para comenzar el año de 1954, Pep habría ganado 17 peleas consecutivas. A mediados de los años 60, Pep inclusive pelearía en Venezuela.

Willie Pep lo vio todo, fue campeón de los pesos plumas cada vez que quiso, peleó en cada esquina que tuviera un ring, sería constantemente acotado en la cultura pop en series como MASH o Spenser de Robert B. Parker. Entró al Salón de la Fama en su clase original, Bert Sugar lo colocó en el número 3 de Los Mejores Peleadores Del Mundo y la revista Ring en el número 6, ESPN le otorgó el número 5 en su lista del 2007 y Willie Pep tendría un record total de 241 peleas, donde 229 se fueron a su bolsillo con 65 nocauts y solo 11 derrotas.

Hay peleadores que tienen pasión verdadera por pegar, pero hay otros, como Willie Pep, que tienen pasión por pegar y no recibir golpes. Nadie esquivó mejor que Pep. Nadie desafió tanto a la mortalidad que Pep. Un peleador que solo entendía su existencia en el ring y esto lo llevaba a pelear cada vez que podía, sin importar cuántos días podían pasar de su último combate. Willie Pep solo existía en el ring y todos, todos los dedicados al mundo de los golpes se vieron con él y generalmente, terminaban teniendo un mal día.

Un ring en pleno Día de Muertos

Maidana y Broner, dos caminos distintos hacia un mismo ring