in

Yildirim, Szeremeta y la triste época de los rivales mandatorios de papel

Yildirim, Szeremeta y la triste época de los rivales mandatorios de papel

Ya Saúl “Canelo” Álvarez tiene fecha y rival para su próximo combate, y su nombre es muy poco conocido, casi impronunciable: Avni Yildirim.

¿Habían visto en su vida alguna persona que en su nombre y apellido solo tenga la vocal “i”? Sé que no, pero ese es otro tema.

La cosa es que, desde hace algún tiempo, los retadores mandatorios que encabezan la lista de clasificaciones de los organismos parecen ser más rivales para peleas de transición, que cualquier otra cosa. O sea, son peleas súper ganables, sin representar un verdadero reto para el campeón.

Pero mi problema no es ese. Mi problema es cómo a veces llegan a ser el número uno. Y cómo a veces, logran mantenerse ahí sin razón alguna.

En tiempos recientes, se ha vuelto poco frecuente ver peleas clásicas o difíciles de pronosticar, entre el retador mandatorio versus el campeón. Así como lo fueron, por ejemplo, Óscar de la Hoya contra Ike Quartey, Vernon Forrest contra Shane Mosley, Pernell Whitaker frente a Diosbelys Hurtado, o hasta un Félix Trinidad contra Yori Boy Campas.

¿Cómo es posible que Yildirim pueda ser retador mandatorio?

Para quien no sepa, la última pelea de Avni Yildirim fue en febrero de 2019. Así que, para su combate ante Canelo del próximo 27 de febrero, ya tendría dos años de inactividad.

Pero eso no es lo peor. Es aún más “asqueante” saber que ese último combate lo perdió. ¡Sí!, lo perdió, y a pesar de eso, se mantuvo número uno en las clasificaciones del CMB.  ¿No parece ilógico? Eso es como que un campeón pierda, y aún así, lo mantengan como campeón.

El caso Pulev

Ese tipo de retadores mandatorios, no es comparable, por ejemplo, al caso de Kubrat Pulev, que en diciembre pasado fue el rival obligatorio de Anthony Joshua. Aunque en el papel todo apuntaba a una victoria para Joshua, Pulev se ganó la posición de retador oficial moliendo vidrios con el pecho. Ganó todos los combates que tuvo desde su última derrota en 2014 ante Wladimir Klitschko.

El caso Szeremeta

Otro ejemplo de un retador oficial de papel es el que tuvo Gennady Golovkin con Kamil Szeremeta en su pelea del 18 de diciembre pasado. Szeremeta era el rival mandatorio de la FIB para Golovkin, en una pelea que se pospuso en varias ocasiones, y que fue el pretexto que puso el kazajo para no pelear contra Canelo a comienzos de 2020 cuando el mexicano buscaba rival antes de que estallara la pandemia.

Szeremeta solo tenía un récord invicto “bonito”, pero en realidad no le había ganado a ningún peleador de calidad.

Aunque el caso de Szeremeta también es criticable, tampoco llega a ser comparable con el caso de Avni Yildirim que se mantiene como retador oficial del CMB en las 168 libras a pesar de perder su último combate.

Ese es el próximo rival del Canelo, aún no entiendo cómo DAZN aprobó el combate. Me cuesta creerlo.

Los organismos, y los intereses de las promotoras

Sí, sabemos que es necesario la regla del ranking, y que es importante que los organismos tengan sus clasificaciones, y peleas obligatorias. Pero también sabemos que es el promotor a fuerza de billetes, quien puede hacer la diferencia sobre qué lugar del ranking estará su pupilo, y qué tan rápido puede acceder a una pelea titular.

Esto ha sido así casi desde que existe el boxeo. Sin embargo, últimamente están haciéndolo de forma muy descarada. La idea de que buenos peleadores peleen entre ellos para subir escalones en el ranking, me parece genial; sin embargo, ahora más que nunca, los que pelean para subir de clasificación, son los promotores a fuerza de presidentes empapelados.

Por eso solemos ver a muchos boxeadores de Top Rank, Golden Boy y grandes compañías bien ranqueados, porque son los que se pueden dar el lujo de gastar. Por eso vemos a Edgar Berlanga ya entrando en algunos rankings, a pesar de no haberle ganado a nadie.

En fin, muchas veces los promotores se mantienen pagando al organismo, para que lo dejen en una posición privilegiada. Así, cuando llegue una pelea lucrativa como con Canelo, pegarle a la lotería y recuperar con creces la inversión.

Ya lo dijo en el programa El Boxcast el presidente del AMB, Gilberto Mendoza Jr,: “Los organismos estamos a la disposición de los promotores”.

*El autor, DAMIÁN FERRER, es El Filósofo del Boxeo, y lo puede seguir en su página de Facebook.

Tras reclamos a Twitter, Ryan García cerró su cuenta

Tras reclamos a Twitter, Ryan García cerró su cuenta

Andre Ward explica por qué no le sorprende que Kovalev haya dado positivo por dopaje

Andre Ward explica por qué no le sorprende que Kovalev haya dado positivo por dopaje